EL FUTURO DE NUESTRO GOBIERNO COLOMBIA

El traspaso de las responsabilidades del gobierno significa para Colombia, una nueva esperanza para poder lograr todas las metas que 200 años atrás nuestros padres fundadores implantaron en la recién creada nación. En lo personal durante toda la campaña presidencial de los candidatos; desde la primera vuelta hasta la segunda, mi apoyo estuvo siempre con el Partido Verde y su candidato, Antanas Mockus, ya que representaba para mí ha aquella persona que verdaderamente podría gestar ese cambio en la sociedad y obtener para el pueblo lo que nunca se ha podido conseguir; la paz. Evidentemente el resultado no fue el que yo esperaba y ahora nos encontramos frente a un nuevo Presidente electo; Juan Manuel Santos, quien en concreto no representa nada nuevo y que por el contrario limita el motor cambiante de una sociedad tan compleja como la colombiana, socavando de una u otra manera los principios de igualdad, justicia y equidad.

Lo anterior es una muestra de que ciertamente la elección de Juan Manuel Santos deja a gran parte de la población en un umbral de incertidumbre, derivado de la muy cercana relación y pensamiento político con el saliente Presidente Álvaro Uribe. El futuro que promete el gobierno del entrante mandatario, en teoría establece continuar con las políticas del saliente, pero de una manera más eficaz e incluyente. De entrada se denota en el proceder del recién elegido nuevo jefe de estado, que sus acciones no son más que una manera de preparar tanto a la opinión interna como a la internacional de que su gestión no deberá tener cuestionamientos ni detractores y que por el contrario todos aquellos sacrificios como los falsos positivos  entre otros, son un mal necesario que aunque raya con la ilegalidad y la injusticia, deberán ser olvidados tanto por el pueblo como por el congreso y la justicia en general. Prueba de esto es la tan famosa ‘‘Unidad Nacional’’, propuesta bandera de su campaña, detrás de la cual se esconde un fin tan ruin, como es el de monopolizar los distintos sectores del estado, como el congreso y las cortes, la sociedad, la industria y los sindicatos. De manera que ante cualquier eventualidad no se encuentren ‘‘piedras en el camino’’.

Es importante resaltar la labor del nuevo mandatario como Ministro de la Defensa, y cómo sus logros en este cargo fueron catapulta de su éxito en las urnas y de esta manera poder llegar a la Casa de Nariño. Estas decisiones tomadas en este cargo fueron acertadas y de una u otra forma importantes en el ámbito nacional y polémicas en el internacional. Pero qué pasa ahora, cuando el entrante presidente debe nombrar sus propios ministros, ¿son acertadas decisiones como la de incluir a Germán Vargas Lleras en su gabinete?, o ¿no son más que tratos políticos disfrazados de la dichosa Unidad Nacional?, qué pensaran aquellos que votaron por este hombre pensando que sería leal al saliente presidente. Podemos observar que claramente aquellos cuya ilusión era observar a otro Álvaro Uribe pero en el cuerpo de otro hombre, cada vez va desapareciendo mas y mas.

Juan Manuel Santos promete mucho por Colombia, pero en lo personal opino que a su gobierno le quedara grande el enfrentar los problemas internos más graves del país, tales como la guerrilla, el desempleo y la pobreza. Solo para hablar de la guerrilla, al nuevo mandatario le falta lo que al saliente le sobraba y que en parte fue el impulso de su Seguridad Democrática y fue el interés personal de acabar con los insurgentes en respuesta a lo que vivió en su vida con el asesinato de su padre. Tal debilidad se encuentra evidenciada en que aun no siendo presidente en ejercicio, se empieza a considerar la posibilidad de reabrir los diálogos con un grupo terrorista que durante el gobierno de Pastrana no hizo más que debilitar al país, enriquecerse y fortalecerse a sí mismo, pero que con Álvaro Uribe retrocedió y fragmento como nunca en la historia. Yo espero que no pase lo que en Estados Unidos con la crisis hipotecaria; cuando todos estaban confiados, el sistema cayo y casi destruye la economía de ese país.

Con Juan Manuel Santos me preparo para lo peor y temo que Colombia, o mejor sus líderes ‘‘legítimos’’ no se vuelvan a dejar manejar por la guerrilla, tirando a la basura todo el esfuerzo que durante 8 años el  gobierno de Álvaro Uribe y el ejercito pudieron conseguir.

, , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: