Compromiso por el clima, carente de ambición y eficacia.

Luego de los debates que se suscitaron en clase y de lo “evidentes” que fueron los argumentos en contra de la importancia y relevancia de la Cumbre de Copenhague , es indiscutible que ésta presentó muchas falencias y de por si un esfuerzo traducido en fracaso que aunque altamente mediático, costoso en logística y organización y representativo de manera simbólica, no concluyó en ningún fin práctico o real que definiera de una manera cierta, concreta y eficaz los procesos por medio los cuales los gobiernos participantes iban a disminuir sus emisiones y cómo estos procesos se financiarían tanto en países desarrollados como en países en vía de desarrollo (naciones pobres). Claro está que, en concreto, el único resultado palpable fue la confirmación por parte de los jefes de gobierno de una verdad que ya se conocía, que los problemas del hombre (el cambio climático en este caso)”han sido creados por el hombre y por lo tanto pueden ser solucionados por el hombre”[1].

Con afirmaciones como la anterior del Presidente de los Estados Unidos Barack Obama, y en relación a la realidad palpable del estado climático mundial, se hace evidente que aun siendo los seres humanos los responsables de los cambios catastróficos que afectan a todo el globo, se nos dificulta encontrar maneras por medio las cuales podamos recuperar a través de mediadas estatales un buen estado climático. Cumbres como la de Copenhague demuestran que no es la falta de “compromiso” de los países y sus dirigentes por enfrentar y encarar la problemática ambiental, si no una carente presencia de ambición por concretar las metas de ese compromiso. El acuerdo de Copenhague simboliza un paso adelante que en la realidad no lo es. De hecho la Conferencia de las Partes (COP) no lo formalizado. El acuerdo “no contiene medidas fuertes de reducción de emisiones en los países desarrollados, presenta una gran concesión a las industrias contaminantes del clima, especialmente al sector de los combustibles, sector que presiono fuertemente para socavar un acuerdo y ahora tiene licencia para seguir contaminado”[2]. Esta realidad establece un nuevo agente que se opone al cambio y que enfrenta a ese compromiso de los gobierno con la falta de ambición; Las industria de combustibles fósiles.

Esta polarización del interés industrial del imperialismo económico sobre el beneficio social y general de los pueblos, se hace evidente en las intensas represalias que se tomaron durante la cumbre en contra de aquellos que manifestaron propuesta de la idea de invertir eficazmente en pro de la disminución del cambio climático. “Fuera de la conferencia, quienes se manifestaron en Copenhague sufrieron una represión policial sin precedentes, con la mayor y más cara operación de seguridad en la historia de Dinamarca. Más de 1.200 personas fueron arrestadas, hubo arrestos selectivos a organizadores de las protestas y redadas policiales en los espacios de convergencia de protesta pública.”[3] Esto represento lo que para muchos fue una farsa antidemocrática liderada por Estados unidos. Un acuerdo en cual solo se sacrificaron los intereses de los países pobres, en el afán de los ricos por mantener su posición privilegiada en el mercado mundial. “Lumumba Stanislaus Di-Aping, presidente del grupo G-77 de países en desarrollo, comparó el acuerdo con el Holocausto. El presidente de Amigos de la Tierra, Erich Pica, describió el acuerdo climático liderado por Estados Unidos como una forma de encubrimiento”[4].

La cumbre en sí demostró que  Barack Obama y el liderazgo Europeo no pudieron convencer a los dos gigantes más contaminantes, China y EEUU mismo para asumir compromisos concretos. “Barack Obama, llegó a Copenhague con las manos atadas porque ni el Congreso ni el Senado le habían autorizado a adoptar compromisos concretos.”[5]. dando a entender que fuera del compromiso que pueda tener un jefe de estado en poder solucionar estos problemas, no está directamente en sus manos la capacidad de resolverlos eficazmente, ya que detrás de él no está solo un gobierno, una sociedad o un sistema político-judicial, sino un monopolio económico derivado de la industria de los combustibles fósiles que se reúsa a limitar su producción y de esta manera ver disminuidas sus ganancias; ganancias que son redistribuidas en parte para financiar en el poder a aquellos que “legítimamente” deciden el destino de las gentes del mundo.

Lamentablemente el mundo está condenado por aquellos que en teoría somos los seres más evolucionados; los seres humanos. Es una realidad más que evidente que las consecuencias irreparables del cambio climático están más cerca de lo que se pensaba y que las soluciones para evitarlas cada vez se van acortando y con el pasar del tiempo se volverán inútiles. Las medias para que la humanidad pueda lograr lo que se pretendió en Copenhague no se pueden tomar de la noche a la mañana y requieren de cierto tiempo para que puedan ser efectivas. Pero afirmar lo que abiertamente defienden aquellos en contra del mejoramiento climático y en defensa del desarrollo económico de que este debe ir primero, encontraran en un futuro cercano que esa decisión no solo afectara la vida de los ciudadanos  de sus naciones, sino que también disminuirá ese impulso económico. Esto, partiendo de la creencia fehaciente de que “los países que tomen la delantera en el desarrollo de las nuevas tecnologías necesarias para acometer el imprescindible cambio de paradigma energético estarán mejor posicionados en la nueva era industrial que se avecina”.[6]


[1] Discurso del presidente Obama en la Cumbre sobre Cambio Climático en la ONU , Tomado el 12/09/2010, disponible en:

http://www.america.gov/st/energy-spanish/2009/September/20090922174141eaifas0.2803003.html

[3] La cumbre de Copenhague, otra farsa del imperialismo, Tomado el 12/09/2010, disponible en:

http://www.voltairenet.org/article163661.html

[4] Ibidem.

[5] El Fracaso de la Cumbre de Copenhague, Tomado el 12/09/2010 Disponible en:

http://www.pensamientocritico.org/fracas0410.html

[6] Ibidem.

, , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: